mitfits

No temas ser un inadaptado, teme no serlo

Misfit, un término anglosajón que significa ‘inadaptado social’. Conocí el término por la serie que lleva dicho termino por nombre Misfits, la cual recomiendo que la veas. Llevo 6 meses ya en mi nueva empresa y en esta semanas pasadas han ocurrido dos cosas importantes que cualquier desarrollador suele vivir: pasar el período de prueba y tu primer Sprint importante.

Del primero no hace falta hablar. Todos los puestos de trabajo requieren que pases un período inicial de llegada y adaptación a la empresa donde se te evalúa como última fase de tu contratación. Lo pasé, bien por mí.

El segundo os será más familiar a los programadores. Es un período de tiempo dedicado a poner a remar a todo el equipo en una dirección concreta para lograr unos objetivos marcados con un propósito específico en un tiempo acotado y predeterminado. He usado una definición tan indeterminada a conciencia para dejar claro lo absurdo que me parece este método.

Cuando nos hablaron de que íbamos a empezar un período de 6 semanas donde íbamos a finalizar 18 proyectos abiertos (que al final fueron 21) para empezar ‘en blanco’ a principios de Junio una nueva fase, pensé dos cosas:

  • ¿Por qué tenemos tantos proyectos?
  • ¿Qué estábamos haciendo hasta ahora sino era finalizar estos proyectos?

La explicación que nos daban eran que necesitábamos hacer un sobreesfuerzo para cumplir este objetivo en la fecha fijada. La pregunta obvia sobre qué iba a venir después tenía una respuesta no tan obvia: no lo sabemos aún.

¿Cómo dirías que fueron estas 6 semanas? Seguramente que por lo descrito pensarás que fue un vaivén de horas extras, estrés, reuniones, cafés… Más o menos… No. De echo se organizaron hasta torneos de ping pong. Hasta que al final se pudo vivir unos momentos, que un profesor que tuve lo describía perfectamente, de llanto y crujir de dientes. Era de esperar.

Viendo este escenario, de prisas sin prisas y con objetivos sin definir, viniendo de una etapa donde el control de todo era mi día a día, se comprende mi pequeña frustración personal.

*    *    *

Cuando llegas a una nueva oficina, traes contigo un equipaje. En este equipaje hay de todo y se resumen en una palabra: Experiencias. Estas experiencias son lo que te definen como profesional y que hace que tu llegada a un nuevo equipo aporte una diferencia a lo que antes de que llegaras había. Si la diferencia fuese inapreciable, harían bien en prescindir de ti. Si la diferencia fuese negativa, harían bien en evaluar por qué y, tomar una decisión después sobre tu continuidad. Y si la diferencia es positiva, han hecho un buen trabajo contratándote. Es decir, sólo marcando una diferencia en el equipo, tienes posibilidades de demostrar que te necesitan, para bien o para mal.


sólo marcando una diferencia en el equipo, tienes posibilidades de demostrar que te necesitan, para bien o para mal.


Actualmente, me encuentro en un punto en el que no sé cual es mi aportación al equipo, positiva o negativa. Mi punto de vista esta claro que es diferente y, para algunos es un buen punto de vista, pero la realidad es que se aplica otro distinto. La clave para saberlo está siempre en hablar con tus compañeros, pero el problema fuera de un ‘ambiente latino’ les cuesta decirte la verdad a la cara, ahí españoles e italianos somos los reyes :).

La importancia de ser sinceros y abiertos a nuevas ideas es crucial cuando llega un nuevo miembro al equipo y, más aún, cuando tú eres ese miembro. Es lógico tener roces con la nueva forma de trabajar, significa que estas marcando una diferencia. Lo importante es saber que esa diferencia debe ir más orientada a un efecto positivo, pero si con ello llevase decir a todo ‘brilliant’, vas a caer en la única posibilidad que tu contratación no fue acertada: indiferencia.

Era sensato no intentar nada por cambiar las cosas durante un sprint, demasiados nervios hay en el ambiente como para añadir más leña. Pero ahora llega otra época de normalidad. Mi objetivo en los próximos 3 meses será demostrar por qué fui un buen candidato para el puesto que ocupo. Estoy totalmente convencido de que me esperan momentos de tensión y momentos donde mi orgullo no vendrá a trabajar conmigo. Pero es necesario. Si quiero autorealizarme no puedo quedarme en un escritorio ejecutando tareas que considero erróneas al son de ‘sounds great!‘. Un ejemplo es el caso de una API interna que tenemos para la que necesitamos crear parser por cada tipo de llamada desde nuestra web (son 2 apps distintas) … yo la llamo API CADUBO ‘cada uno va a su bola’.

Hasta ahora siempre me había preocupado por saber cómo gestionar un equipo, ahora es cómo hacerlo cuando no eres manager sino solo un simple desarrollador, un peón. Me recuerda a God of War, dónde en cada entrega de la saga, al héroe le quitan sus poderes al empezar, pero sin la parte de ser un héroe :). De esto iré contando un poco en los próximos meses y espero que más o menos con algún éxito. Lo que si puedo asegurarte que lo que escriba, será basado en hechos reales.

Deséame suerte.

PD.- No temas ser un misfit, teme no serlo.