Un barquito de cascara de nuez

Supongo que todos recordaremos la canción del famoso mosquito que transportaba doradas gotas de miel en su barquito de cascara de nuez. ¿No? Entonces no tienes infancia… Bueno, no tanto, yo la descubrí a los veintitantos pero desde entonces la tarareo continuamente. Lo más curioso de esta canción es que puede aplicarse a muchas de las partes de mi vida y supongo que es la razón por la que no es una canción más de mi lista de “tarareos greats hits” como: La canción del Mercadona, Como una ola…entre otros.

¿A qué viene la flipada del mosquito?

Analizamos la canción. Un mosquito que pudiendo volar a cualquier parte prefiere ser un navegante que se construye un barco con una cascara de nuez y velas de papel…en el mar…papel…A la primera que llueve ya sabemos el desenlace ¿no? La historia nos desprende una pregunta y es: ¿Qué nos lleva a complicarnos la vida?

Hace dos años me convertí en un mosquito que quería ser navegante. A mi barco lo llame Sociack y lo cargué de gotitas de miel (para los menos versados, hacen referencia a ideas). Os aseguro que tuvimos tormentas contra las que nuestras velas de papel no nos sirvieron de nada, las tuvimos que rehacer una y otra vez, pero esto no nos desmotivaba. Sabíamos que el camino iba a ser muy complicado, y para colmo, solamente intuíamos que la recompensa iba a merecer la pena. ¿Estábamos locos? La respuesta es otra pregunta: ¿Había otra forma de transportar las gotas de miel?

La noticia es que este es el último mes de vida del proyecto Sociack. El pasado Septiembre tomamos la decisión de no continuar con él y dedicarnos a otros menesteres entre los que se encontraba salir de España. Con la misma determinación que tuvimos al empezar en Sociack, un mes después estábamos en tierras Irlandesas y el próximo Lunes empiezo a trabajar con un pedazo de equipo: KitmanLabs. Cerramos así una etapa donde hemos volcado mucho tiempo y esfuerzo y del que nos llevamos mucho aprendido. Pero lo más importante: un proyecto es algo que haces durante tu vida, no al revés. Es muy importante tener presente esto, ya que muchas veces nuestro ego no nos permite ver con claridad (lo sé por propia experiencia).

Me gustaría hacer una lista de agradecimientos a todos los que mas o menos se implicaron con Sociack, temo olvidarme de alguien y que  me salga mal la jugada pero me gusta el riesgo:

Patricia Carmona: compañera en todos los sentidos. GRACIAS.

Tana: Por aguantar, incluso sin hacerme recoger nada por olvidarme de que estabas aguantando todo el día.

Andrés Torrejón: compañero de aventuras y socio, estás hecho un crack.

Félix Ontañón: no hay 3 sin 4 aventureros, hombre ventas y nominador de puestos de trabajo.

Rafa Poveda: Gracias por aquél “¿A qué esperáis para vender esto?”

Jerónimo Palacios: Primeros empujones, experiencias y choques de realidad.

Luis Rull: Primer intento de soltarnos las perras y apoyo moral desde el principio.

Emilio Marquez: Por los ratos de café donde nos ponías por delante retos y experiencias.

Rebeca Pontiveros: ¡Nuestra primera miembra del equipo! Gran trabajo desde el principio, no hay palabras.

Carla Marcelo : ¡Nuestra primera “becaria”! Talento y ganas de aprender, un placer haberte tenido en el equipo.

Socialancer (Benet y Beatriz): por vuestros consejos y la gran difusión que nos habéis dado desde el principio.

– A todos y cada uno de los que recomendasteis Sociack desde el principio y nos apoyasteis: Felipe Martin, el equipo de Calidad Pascual, FUNED, …

– Y por supuesto, gracias a todos los que nos decíais eso de “killo! ¿la empresa como va? ¿Nos hacemos ricos ya o que?” A vosotros os llevo en la patata XD.

Y si me pongo a pensar habré olvidado gente, editaré el post si me acuerdo :).

El blog cambiará de tonalidad, ahora estoy en otra movida y como lo uso para desahogarme pues quien sabe…¡lo mismo hasta escribo en inglés!

Gracias por leerme y Yip ka Yey …